25 AÑOS COLECCIÓN ALCOBENDAS: FOTÓGRAFO DEL MES

25 AÑOS COLECCIÓN ALCOBENDAS: FOTÓGRAFO DEL MES

Joan Colom
0-78. Serie "La calle. ca. 1960-1961.
Plata en gelatina. 49,2 x 33 cm

¿Qué hace un contable fotografiando la calle, haciendo la calle fotográficamente? A Colom el Barrio Chino de Barcelona le fascina y libera de la rutina, y hace una fotografía palpitante del paisaje humano que lo habita. Fotógrafo de intuición, dotes de observación y contención, espera a que caiga la tarde, cuando se dan las situaciones más interesantes. Y para hacer de ese mundo diverso y marginal fotografía viva, elige un punto de vista distinto desde donde mirarlo.

Fotógrafo en movimiento, de realidad, más de lente lúcida que translúcida, Colom usa la cámara como si la llevara puesta encima. Llevar su Leica atada a la muñeca, colgando a la altura del muslo o apoyada en la solapa, le ayuda a preservar su discreción e integridad. Sabiendo al tacto cuál era la apertura del objetivo a una distancia de tres metros, dispara sin tener que enfocar ni mirar por el visor, sino de reojo o para otro lado, y obtiene imágenes únicas, espontáneas y documentales. De ahí que sea una fotografía fronteriza, movediza, de encuadre bajo y luz difusa en calles estrechas. Más que robadas, parecen escenas atrapadas y sustraídas al tiempo, como fotógrafo furtivo que –ojo avizor- caza visualmente y da vida a lo que se escapa, sin complicidad con los personajes. Se trata de un mirón superlativo, lo que incluye e inquieta al espectador. Esta visión sin mirada influye, sin alterarla, en la acción fotografiada y su percepción, y da forma a un arte que transmite una verdad reveladora: la cara oscura de la moral franquista, visible a esa luz indecisa.

Elige el método de fragmentos de una serie, “La calle”, que se montan como película en el ojo del público, y un estilo de vanguardia, cuando nos enseña, nos oculta más bien, el todo por la parte. En la imagen, una sombra de un traje masculino corta a otra silueta clara y transversal de una mujer en tacones y falda de la que sobresale su parte trasera y, lúcidamente, reencuadra la imagen de manera que no veamos las cabezas. En fuga, la calle adoquinada donde pasa la vida.

Se trataba de un contable, de un contar, desde luego, que nos hace ver lo que pasa en la calle.

25 AÑOS COLECCIÓN ALCOBENDAS: FOTÓGRAFO DEL MES